La maldición del puente que no se podía levantar

*Tomado de una publicación de redes sociales de Respuesta MX

El puente Nizuc-Cancún ubicado en la salida para tomar la carretera federal hacia Playa del Carmen desde Cancún, es un punto que guarda una de las leyendas más importantes de este municipio y de Quintana Roo.

Fue en la época de los noventas, cuando se decidió por medio de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT), construir el puente que conduce hacia el Aeropuerto Internacional de Cancún, pero al no pedir permiso a los Aluxes, dueños y señores de esas tierras, la construcción nunca se pudo realizar.

Según una antigua leyenda, los Aluxes son más antiguos que el pueblo maya, son los hombres primigenios, aquellos que construyeron las grandes ciudades. Ellos trabajaban con gran rapidez en la oscuridad, porque aún no había aparecido el sol, y cuando esto sucedió, se volvieron de piedra.

La leyenda cuenta que fueron estos seres quienes no permitían la construcción del puente del Aeropuerto Cancún-Nizuc, y lo derribaron el primer día de construcción, al llegar la mañana siguiente de la construcción los albañiles e ingenieros encargados de la obra vieron que estaba derrumbado, por lo que rápidamente dieron aviso a las autoridades para dar con el responsable de este acto criminal pero nunca dieron con los responsables.

El segundo día de la construcción, levantaron de nuevo este puente pero al tercer día se sorprendieron de ver que esta construcción se encontraba nuevamente en el suelo. La pregunta en el aire era la misma ¿Quién lo pudo haber hecho? ¿De la noche a la mañana? ¡Y sin maquinaria pesada!

Fue entonces cuando decidieron montar guardia al tercer día de construcción sin imaginarse lo que verían.

Al caer la noche unos pequeños seres se dieron a la tarea de derrumbar la construcción con sus manos y herramientas antiguas, fue grande el espanto de los trabajadores aterrados por el hecho y cuando estaban por acudir por un sacerdote para que bendijera este lugar alguien exclamó “No son duendes, ni demonios, son Aluxes, aquellos que cuidan los terrenos sagrados y a quienes hay que pedirles permiso para poder construir donde ellos cuidan”.

Fue en ese momento cuando acudieron por la ayuda de un sacerdote Maya, para que el puente de Nizuc-Cancún se pudiera levantar con el permiso de estos seres, sin que se volviera a derrumbar la construcción. Fue así, que se procedió a levantar una pequeña pirámide bajo esta construcción para tener un pacto con los Aluxes y los encargados de la construcción del puente, la cual se aprecia a la salida de Cancún hacia Playa del Carmen.

Y desde 1991, cuando fue inaugurado por el entonces presidente de la república Carlos Salinas de Gortari el puente del Aeropuerto en Cancún se mantiene en pie no ha caído jamás, se dice que cuando se observa la pirámide en las noches se puede apreciar los ojos de las personas que cuidan ese lugar a través de esta pirámide que resguarda a los Aluxes de Cancún.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: